RSS

viernes, 24 de abril de 2009

RELACIONES ENTRE PERSONAS.





Definitivamente si queremos tener éxito en la vida debemos saber cultivar las relaciones personales, para ello es primordial saber comunicarnos.

La comunicación es el proceso humano más importante después de alimentarnos. La mala comunicación ha sido causa de divorcios, peleas entre familiares, amigos y hasta guerras.

Pero nos solo debemos comunicarnos bien, también debemos hacerlo con empatía.
Lo más importante de la comunicación es saber escuchar, escuchar con los oídos, con el corazón y con el cerebro, abrirnos a entender lo que quieren decirnos.

Debemos colocarnos de manera sincera en el lugar del otro. Esto se logra con entrenamiento ya que el egoísmo humano está arraigado en nosotros. Los seres humanos tenemos la tendencia de escuchar con ganas de hablar de nosotros mismos, de nuestra historia y según nuestros paradigmas.

También debemos escuchar todos los puntos de vista sin apegarnos a ninguno. Es así como entendemos bien lo que nos quieren decir, así mantendremos nuestra mente libre y podremos ver oportunidades y nuevos caminos para el entendimiento.

Después de comprender, debemos tratar de ser comprendidos; para ello debemos seguir la ruta mental de nuestro oyente, toda persona sigue un patrón para entender o querer escuchar una idea.

Cabe destacar que las relaciones personales se alimentan a largo plazo, la consideración, el respeto y la confianza se logran con el tiempo. Stephen Covey lo denomina cuenta bancaria emocional, donde hacemos constantemente depósitos, y si ganamos su confianza, en algunos casos esta cuenta es tan fuerte que podemos darnos el lujo de enfrentar algunas dificultades en la relación sin que ello traiga consecuencias graves a la hora una nueva idea o de retener su confianza.

Este hábito de ver las cosas buenas de los demás, sus fortalezas, edificarlos como humanos, nos dará inclusive la confianza de hacerles ver sus oportunidades y convertirnos en un coach en su vida.

Si pensamos que una persona es inteligente, dinámica, amorosa, con buenos sentimientos, excelente, pues digámoslo, expresemos lo que sentimos, demos lo mejor a esta persona y siempre lo tendremos dispuesto a escucharnos.

Este prestigio que nos da en convertirnos en su amigo, en una persona de confianza, nos permitirá tener su atención a la hora de plantear algo.


Todo esto construye una relación personal que puede durar mucho tiempo y que hará que la relación fluya sin contratiempos. Somos más propensos a escuchar a aquellas personas que nos inspiran confianza, o que tienen prestigio para nosotros.Autor: Jonny Martínez

De vez en cuando nos preguntamos el porqué el ser humano tiene tantas dificultades para decir lo que realmente piensa y siente. Lo vemos frecuentemente en el trabajo, en nuestro círculo de amigos y, especialmente, en la relación de pareja.

Nos preocupan muchas cosas y no sabemos, no podemos o simplemente no queremos decirlas, no tenemos la capacidad de contarlas en el lugar y a quien corresponde. Filtramos indebidamente la información, nos tragamos aquello que nos inquieta y tratamos de llevar las cosas como si nada, aparentando un equilibrio que no es tal. Por si fuera poco, todas esas frustraciones se juntan, como lava volcánica, en alguna parte de nuestra humanidad y termina por explosionar en el momento que no corresponde y, muchas veces, frente a quien no tiene nada que ver.

Que si la mujer se preocupa porque el marido no llegó a tiempo o no llamó a casa, que la hija no avisó que llegaba tarde o que alguien no fue capaz de contar un problema en el trabajo pensando que no iba a pasar a mayores .

Los hijos no hablan con sus padres, por temor a perder lo que tienen o a ganarse lo que no quieren (cuestiones íntimas que afectan y marcan negativamente) y los padres no conversan con sus hijos, porque piensan que no van a entender.

Así nos damos vuelta en un círculo vicioso, acumulando rabia, miedos, inseguridad; sin asumir que nosotros mismos somos los llamados a cambiar en algo las cosas, si sabemos que algo no funcionaba antes, no hagamos las cosas como antes intentemos cambiarlas escuchando y empatizando con los demás

Una amiga me confiaba que el día de su boda, antes de partir a la iglesia y mientras se dejaba remojar por el agua de la ducha, apareció, como un rayo, la incertidumbre de que si lo que iba a hacer era lo que en verdad deseaba y con esa duda dio el sí, frente al cura, al novio y al resto de los invitados. No fue capaz de exteriorizar ese "no", como si hubiese esperado que otro lo hiciera por ella. Dijo que "si", pero sentía ese "no" profundamente. Una década más tarde se dio cuenta que no podía más y pidió la separación. Tenía a su haber un grado de frustración mayor y tres hijos.

11 comentarios:

rasputín dijo...

Nieves, al igual que hay que se miden las palabras hay que saber, a veces, medir bien los silencios.
Se aprende más escuchando que hablando, aunque muchas veces te encuentras gente con la que no se puede hablar.
Con esa gente alienada, con comportamientos sectarios, que anteponen sus creencias o su ideología a la verdad; con esa gente que te prejuzga, sentencia, condena y ejecuta por el mero hecho de hablar claro; con esa gente no se puede hablar, pues pierdes el tiempo, es echar margaritas a los cerdos.
Me encanta hablar, me gusta escuchar; y, sobre todo y a pesar de todo, me gusta ayudar; nacería para ello, supongo.
Un abrazo.

Nieves dijo...

A mí lo que me molesta es que por hablar con las personas te tachen de algo, como si en pleno siglo XXI no se puediera hablar con todo el mundo.

Si hablo con ciertas personas estoy traicionando pero si son otras/os los que hablan, es que hay que llevarse bien con todo el mundo.

Soy concejala del PSOE y siempre lo he tenido clarísimo y ayer por hablar con ciertas personas me "insinuaron" algo ... prefiero callar.

Yo he visto a muchas/s compañeras/os hablar con dirigentes (altos mandos) en fiestas de todas las ideologías y nadie les dice nada. Algunas/os tienen grandes amigas/os dentro de las filas del PP y nadie dice nada
¿qué pasa?, ¿ellas/os son más de fiar que yo? y una m...

Pues pasa que o me consideran tonta (que es lo más seguro), o soy víctima de esta sociedad aún en muchas perosnas machista y como soy mujer ,mejor me quedo calladita y adornando.

Pues va a ser que NO.

Saludines y es que amí como a ti Me encanta hablar, me gusta escuchar; y, sobre todo y a pesar de todo, me gusta ayudar; nacería para ello, supongo.

Si ello es malo pues lo siento. Nieves.

Nieves dijo...

Ya he tomado una decisión y es ver, oir y callar.

Está visto que no se puede hablar, luego van y lo tergiversan y por otro lado tenemos a los que van contando chismes.

Lo triste es que no entiendo por que unos chismes son más importantes que otros para algunas/os. Creo que a mí no ha llegado toda la verdad.

Pero me da lo mismo.

VER, OIR Y CALLAR.

rasputín dijo...

No, Nieves; ésa no es la solución para TODOS, sí para ellos.
Esa gente que ni ve la realidad, ni oye lo que no quiere oir y calla lo que pueda poner en juego el cazo, es lo que quiere a su alrededor; eunucos sordos, silentes y ciegos que no molesten para nada en la empresa familiar y excluyente que de la política hicieron.
Un fuerte abrazo, Nieves.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amiga Nieves:

Muy buen post. Hay una frase del mismo que me ha gustado mucho, dice así: "debemos escuchar todos los puntos de vista sin apegarnos a ninguno. Es así como entendemos bien lo que nos quieren decir, así mantendremos nuestra mente libre y podremos ver oportunidades y nuevos caminos para el entendimiento".

Es lo mismo que nos decía Buda: "interesarse pero no implicarse", implicarse ha de ser entendido en relación al apegamiento visceral que muchas veces hacemos en favor o en contra de una idea.

Por cierto, mañana intentaré subir un post sobre la ubicación del Instituto de Jaraíz, hoy sale una noticia en la prensa y, al final, he logrado enterarme de qué va el tema. No obstante me ha sorprendido que sean las Nuevas Generaciones del PP las que recurran al referendum, cuando esa debería ser una iniciativa que debería haber surgido de las fuerzas de izquierda. Ante el desacuerdo lo mejor es que el pueblo decida.

Recibe un fuerte abrazote amiga.

Ruth dijo...

¡Buenas tardes!

[..] Pero el hombre no puede esperar. La vida es prisa. Yo necesitaba sin remisión ni demora aclararme un poco el rumbo de mi país a fin de evitar en mi conducta, por lo menos, las grandes estupideces. Alguien en pleno desierto se siente enfermo, desesperadamente enfermo. ¿Qué hará? No sabe medicina, ni sabe casi nada de nada. Es sencillamente un pobre hombre a quien la vida se le escapa. ¿Qué hará? [..](GASSET)

En boca cerrada no entran moscas. Para calentar los braseros, la calefacción, los radiadores. Diré, haré, obraré en medida de mis inquietudes, de mis convicciones, intentaré no tropezar nuevamente con la misma piedra.

Un abrazote.

Rosario dijo...

Mi querida Nieves, pienso que a veces se aprende más escuchando, saber escuchar, escuchar con los oídos, con el corazón y con el cerebro, abrirnos a entender lo que quieren decirnos.
La verdad es que a veces nos encontramos con muros, pero no debes de tirar la toalla.
Un besito Rosario

Edu dijo...

Decia Marx, que si las circuntancias deshumanizan al ser humano, humanicemos las circunstancias.
Un Saludo.

Nieves dijo...

Gracias a todos.

Marcho de "finde" largo y no podré atenderos. Estaré en Miajadas en un encuentro de Ampas organizado por Freapa donde habrá ponencias y trabajos muy muy interesantes y en Cáceres el lunes buscando ese trabajo que tantos y tantos ansíamos.

La vida es injusta.

El que tiene un cargo tinen responsabilidades y obligaciones y debe tomar decisiones, decisiones que debe tomar en nombre del cargo y no buscar enfrentamientos, sino para qué existe ese cargo si son los demás los que debemos decidir.

En cuanto al compromiso de las personas, estoy cansada, hastiada de tener que demostrar mi compromiso, son los demás y son muchos los que no lo demuestran.

Saludos y buen finde. Nieves.

Leo dijo...

Nieves, cuando hables con alguien, y no te escuche, pídele por favor que lo haga, porque si no te deja decir nada más que dos palabras, se monta su película y dice que lo has dicho tú la peli que el se montó con tus dos palabras. En perjuicio tuyo, seguramente. A mi, en los últimos años, me ocurre con frecuencia, pero como ya me sé el"tango" pido que por favor me escuchen para que no haya malos entendidos.
Pensamiento muy profundo tu escrito. De la vida cotidiana.
Saludos. Leonor

Manu Gomez dijo...

Estoy contigo, de tantas personas que somos y que llegamos a conocer pocas son las objetivas y las que nos pueden ayudar,guiar, en algún momento en el que nos encontremos bloqueados por ejemplo.