RSS

domingo, 17 de mayo de 2009

UTILICEMOS LAS REJAS.





LAS TRES REJAS

Un joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa de éste y le dice:
-Escucha, maestro. Un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia...
-¡Espera! –Lo interrumpe el filósofo- ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?
-¿Las tres rejas?
-Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?
-No. Lo oí comentar a unos vecinos.
-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme ¿es bueno para alguien?
-No, en realidad, no. Al contrario...
-¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?
-A decir verdad, no.
-Entonces –dijo el sabio sonriendo- si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.

Saludos a todas/os.


Esta entrada no la escribo por nadie.

Es solamente mi continucación sobre la lucha de dimes y diretes que en el ámbito político (por lo menos en el local) se hace contra las personas.


No extendamos un rumor, no seamos malos. Eso dejemos que lo hagan los que verdaderamente son malos, pues así se quedaran solos y compuestos...

Y cuando tengamos que decir algo, digamoslo a la cara, ya esta bien de tanto cobarde y mentiroso.

Es muy fácil hablar de los demás, pero cuando es de ti de quien hablan ya no nos gusta tanto. No seamos de los que ven la paja en el ojo ajeno y no ven la viga en el propio.

Si reflexionamos y pensamos todos somos iguales. Por ello seamos diferentes y pensemos en nuestra manera de actuar y no en como actúan los demás.

Hasta pronto. Nieves.

1 comentarios:

Leo dijo...

Si Nieves si, seamos cada uno como somos pero con nuestros propios pensamientos no dejemos circular los pensamientos de los demás. Mucha razón tiene el filosofo. No seamos "Corre va y di le".
Abrazos
Leonor