RSS

miércoles, 30 de julio de 2008

EL PODER DE LA PALABRA I



Las dos ranas...

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.

Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras ranas seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inútiles. Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Ella se desplomó y murió. La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible.

Una vez más, la multitud de ranas le gritó que dejara de sufrir y simplemente se dispusiera a morir. Pero la rana saltó cada vez con más fuerza hasta que finalmente salió del hoyo.
Cuando salió, las otras ranas le preguntaron: “¿No escuchaste lo que te decíamos?". La rana les explicó que era sorda.
Ella pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más para salir del hoyo.

Saludos a tod@s.

Esta historia contiene dos lecciones:

1. La lengua tiene poder de vida y muerte. Una palabra de aliento compartida a alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarle y finalizar el día.

2. Una palabra destructiva a alguien que se encuentre desanimado puede ser lo que acabe por destruirlos. Cualquiera puede pronunciar palabras que roben a los demás el espíritu que les lleva a seguir en la lucha en medio de tiempos difíciles.

Tengamos cuidado con lo que decimos
. Pero sobre todo con lo que escuchamos.
No siempre hay que prestar atención, utilicemos lo que es bueno.
Hablemos de vida, de alegría, de esperanza, de sentimientos, a aquellos que se cruzan en nuestro camino.

El poder de las palabras... ES INMENSO. NO HAGAMOS UN MAL USO DE ELLAS.

A veces es difícil comprender que una palabra de ánimo pueda hacer tanto bien....
Más aun es difícil comprender que no decir una palabra de ánimo pueda causar tanto mal......
NO nos quedemos callados... ANIMEMOS A AQUEL QUE LO NECESITA.

Pero fíjate bien en lo que dices... NO LO VAYAS A DESTRUIR.

En mi humilde opinión es más gratificante saber que con tu palabra has alentado a alguien a seguir adelante, que la sensación de haberlo hundido más. Seamos buenos los un@s con los otr@s, y si con nuestra palabra no vamos a ayudar, QUEDÉMONOS CALLADITOS.

No hagamos a la mentira artífice de nuestra palabra.

Hasta pronto. Nieves.

5 comentarios:

uno cualquiera dijo...

hola amaiga, una historia que nos enseña algunas cosas interesantes , como casi todo lo que escribe Bucay,
un saludo

ZambranoFuente dijo...

historia preciosa y con mucho significado, no la había oído nunca pero me parece buenísima.

Vevi dijo...

Saludos a los dos y gracias por compartir este medio.
La verdad, la historia no es mía, le he encontrado en internet, como muchas, pero me parece una manera excelente para explicar las inquietudes y dudas que a menudo me asaltan.

¿Por qué los seres humanos tenemos tan poca tendencia a ayudarnos? Con lo que gratifica.
¿Por qué estamos continuamente rivalizando? Cuando lo mejor sería aprender de los dem@s, tomar lo mejor de cada un@ de nosotr@s y llevarlo a la practica.

Hasta pronto. Nieves.

Ruth dijo...

Sin haber picado en tu blog, ha venido a mi mente lo siguiente:
"Que tú si sea sí, que tú no sea no", "La Palabra cre y define a la humanidad"
Esto ha venido a mi mente, lo he escrito me he dicho, porque no hacer unas camisetas ahora que viene el verano para lucirlas y que todas las personas las puedan apreciar, y el que desee de manera voluntaria poderlas aplicar a su vida diaria, tengo no trabajo, porque como sabes estoy aquí solita, la jornada de hoy es larag, por cierto a las 8 mas o menos bajamos para Collado, vente. Luego si puedo leo tu entrada, ahora imposible, piensa lo que quieras pero no se a veces mis inquietudes, estas cosa que viene a mi mente sin querer, me resultan fascinantes, pero a veces me da causan mucho respeto.
Un saludo amiga.

Vevi dijo...

Hola Ruth.

Bonita y clara la frase que te ha venido a la mente. ¿Por qué hay personas que dicen no cuando quieren decir sí, o dicen sí cuando quieren decir no? Seguro que hay intereses personales de por medio.

Utilicemos lo mejor que nos ha dado la naturaleza, EL LENGUAJE. Como nos enseña Aristóteles, gracias a la capacidad del lenguaje el ser humano crea un MUNDO COMPARTIDO, compartiendo(perdón por la redundancia)normas, costumbres, tradiciones, culturas,...porque no debemos olvidar que el hombre es un animal social, político por naturaleza.
Somos bioculturales.

Hasta dentro de un rato. Nieves.